Mercado de cambios

23/6/2022

Mercado de cambios

El peso inicia la sesión con pocos cambios, mostrando una depreciación de 0.07% o 1.4 centavos, cotizando alrededor de 20.06 pesos por dólar, con el tipo de cambio tocando un mínimo de 20.0253 y un máximo de 20.1423 pesos. La estabilidad del tipo de cambio es en anticipación al anuncio de política monetaria del Banco de México programado para las 13:00 horas. En el resto del mercado, la mayoría de las divisas registran pérdidas frente al dólar, cuyo índice ponderado avanza 0.26%. En la canasta amplia de principales cruces, las divisas más depreciadas son el florín húngaro con 1.44%, la corona sueca con 0.97%, el zloty polaco con 0.84%, la corona checa con 0.62%, la corona danesa con 0.59%, el euro con 0.58% y el rand sudafricano con 0.51%. Solamente tres divisas muestran una apreciación frente al dólar, siendo el yen japonés con 0.51%, la rupia indonesia con 0.20% y el rublo ruso con 0.14%.

El comportamiento del mercado cambiario sugiere que continúa la aversión al riesgo en los mercados financieros globales debido al temor de una recesión. Cabe recordar que ayer en su comparecencia ante el Comité Bancario del Senado, el presidente de la Fed, Jerome Powell, reconoció que una postura monetaria restrictiva podría ocasionar una recesión económica, por lo que la Fed se encuentra en una situación “muy retadora” al tratar de reducir la tasa de inflación al objetivo del 2%. Hoy Powell volverá a estar en la atención de los mercados pues comparecerá a las 9:00 horas ante el Panel de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes. En el mercado de dinero, la tasa de las notas del Tesoro a 10 años muestra una disminución de 3.4 puntos base, ubicándose en 3.12%, ante un incremento en la demanda por activos libres de riesgo.

En el mercado de materias primas el WTI pierde 0.40%, cotizando en 105.77 dólares por barril, mientras que el brent pierde 0.25%. Por su parte, el zinc y el níquel pierden 0.83% y 0.02%, respectivamente, mientras que, el maíz y el trigo pierden 2.70% y 1.44%, respectivamente. Finalmente, el oro retrocede 0.73% y cotiza en 1,824.39 dólares por onza, ante el fortalecimiento del dólar estadounidense y la expectativa de mayores tasas.

En Estados Unidos se publicaron las solicitudes iniciales de apoyo por desempleo de la semana anterior en 229 mil, lo cual está en línea con lo esperado. No obstante, las solicitudes de una semana previa fueron revisadas al alza a 231 mil, lo que implica un ligero deterioro del mercado laboral. Cabe mencionar que el dato de la semana terminada el 3 de junio se ubicó en 232 mil solicitudes, su mayor nivel desde la segunda semana de enero.

En cuanto a eventos de política monetaria a nivel global, el Banco Central de las Filipinas subió su tasa de interés en 25 puntos base a 2.50% con el objetivo de combatir las presiones inflacionarias. En mayo, la inflación en Filipinas alcanzó un nivel del 5.4% anual. De acuerdo con el comunicado del Banco Central, continúan las presiones al alza sobre la inflación y proyectan que en promedio la inflación se ubique en 5.0% durante el 2022 y en 4.2% en 2023. Por otro lado, el Banco Central de Noruega subió su tasa de interés en 50 puntos base a 1.25%, siendo el cuarto incremento a la tasa desde septiembre del 2021 pero el primero de 50 puntos base en el ciclo de incrementos. De acuerdo con el comité, una mayor tasa de interés es necesaria para estabilizar la inflación. Cabe mencionar que en mayo la inflación se ubicó en una tasa anual del 5.7%. El Banco Central de Turquía mantuvo su tasa de interés sin cambio en 14.00%, a pesar de que en mayo la inflación al consumidor se ubicó en 73.5% anual y al productor en 132% anual. También, el Banco Central de Indonesia mantuvo sin cambios su tasa en 3.50%, con una inflación anual de 3.55% en mayo.

En cuanto a indicadores económicos, en México la inflación de la primera quincena de junio se ubicó en una tasa anual de 7.88%, su mayor nivel desde la primera quincena de enero del 2001. A tasa quincenal, la inflación se ubicó en 0.49%, la mayor para una quincena igual desde 1998. Lo anterior es evidencia de que las presiones inflacionarias no han cedido y de continuar durante los próximos meses, es altamente probable que las previsiones de inflación hacia el cierre del año sigan siendo revisadas al alza hacia 8%.

La inflación subyacente, que determina la trayectoria de la inflación general en el mediano y largo plazo se ubicó en 7.47% anual, su mayor nivel desde la segunda quincena de diciembre del 2000. A tasa quincenal, se ubicó en 0.50%, la mayor para una quincena igual desde 1998 y también la mayor inflación quincenal en lo que va del año. Cabe mencionar que el 75% de la inflación general quincenal (0.49%) estuvo explicado por el componente subyacente. Al interior, el componente de mercancías alimenticias mostró una inflación quincenal de 0.74% y anual de 11.71%, nuevo máximo desde la segunda quincena de diciembre de 1999. Con esto, la inflación anual de mercancías alimenticias acumula seis quincenas por arriba del 10%.

Por otro lado, la inflación no subyacente se ubicó en 9.13% anual y 0.49% quincenal. Si bien las presiones no son tan evidentes como en el componente subyacente, se trata de la mayor inflación quincenal para un periodo igual desde 2012. Al interior, el componente de productos agropecuarios subió 0.85% quincenal ubicándose en 14.31% anual, con el componente de frutas y verduras subiendo 1.03% quincenal y el de productos pecuarios 0.71% quincenal. Finalmente, entre los energéticos la inflación quincenal fue de 0.18%, ubicándose en una tasa anual del 5.84%.

El dato de inflación de la primera quincena de junio sorprendió al alza al comparar con las expectativas del mercado y muestra que las presiones al alza siguen fuertemente concentradas en el componente subyacente, que determina la trayectoria de la inflación en el mediano y largo plazo. Por lo anterior, es probable que hoy a las 13:00 horas el Banco de México suba su tasa de interés en 75 puntos base. Además, se espera un lenguaje más restrictivo en su comunicado y una revisión al alza de sus proyecciones de inflación. No se descarta un incremento de 100 puntos base a la tasa de interés, por el aceleramiento de la inflación, concentrado en el componente subyacente.

Por otro lado, INEGI publicó las cifras de la Encuesta Mensual de Servicios (EMS) correspondiente a abril del 2022, las cuales muestran que los ingresos por el suministro de bienes y servicios crecieron 2.75% durante el mes, según cifras ajustadas por estacionalidad. Esta es la tasa de crecimiento mensual más alta desde marzo del 2021. A tasa anual, el indicador de ingresos de las empresas de servicios registra un crecimiento de 4.97%. Sin embargo, aún se debe al efecto de una baja base de comparación. Analizando el nivel en relación con el observado en febrero de 2020, antes de la pandemia, aún muestra un rezago de 4.08%. En el desglose por sectores, el crecimiento en abril se dio en el sector de hoteles y restaurantes, que creció 7.00% respecto al mes anterior. Asimismo, se vieron altas tasas de crecimiento mensual en los sectores de transporte, correos y almacenamiento (2.92%), información en medios masivos (2.13%) y servicios educativos (2.01%). Con respecto a los niveles pre pandemia, los rezagos más fuertes se observan en los sectores de servicios recreativos, tales como culturales y deportivos (-18.39%), y en restaurantes y hoteles (-6.30%).

También se publicó la Encuesta Mensual sobre Empresas Comerciales (EMEC) de abril 2022, en donde se observa que los ingresos reales por ventas de bienes y servicios al por menor crecieron por noveno mes consecutivo a una tasa de 0.45%, según cifras ajustadas por estacionalidad. Con esto, las ventas minoristas muestran un crecimiento de 3.6% respecto a su nivel pre pandemia (febrero 2020). En cambio, las ventas al por mayor disminuyeron 0.86% durante el mes, aunque respecto al nivel pre pandemia registra un crecimiento de 10.08%.

Mercado de Dinero y Deuda

En el mercado de dinero, la tasa de las notas del Tesoro a 10 años muestra una disminución de 3.4 puntos base, ubicándose en 3.12%, ante un incremento en la demanda por activos libres de riesgo. En México, la tasa de los bonos M a 10 años muestra un retroceso de 2.1 puntos base, ubicándose en 9.13%.